jueves, 14 de septiembre de 2017

Bandera verde... bandera libia.



                         Normalmente, detrás de cada guerra, hay una mano oculta y muy negra que gusta no solo del interés económico- supremacista si no del sadismo, diferenciandose ese desencadenante del mero odio o el resentimiento. Esa oculta mano negra, actúa en forma de maestro de marionetas y lo malo de las marionetas, es que no ven el espectáculo hacia el que las están atrayendo, no ven la separación de rediles en los que las están dividiendo y enfrentando, y así comienzan, si no todas, muchas guerras con o sin "intervenciones militares" (bombardeos de la OTAN) y la decisión final acerca de si empezarlas o esperar un poco más está en esa asquerosa zorra mano llena de sucio y falso dinero.

                    En Libia se organizaron unas manifestaciones en Bengasi para "independizarse", "en contra de Gadafi", con infiltrados de esa mano negra, que, entre otras cosas produjeron múltiples destrozos y la puesta en marcha de la propaganda bélica en Occidente con la inestimable ayuda, como siempre, de traidores a ese o cualquier otro país. ¿Les suena esto de algo? ¿Les parece a ustedes normal el espectáculo que están  ejecutando  tan subido de tono ya, el ppsoe y resto de partidos con el tema catalanista? A mi no me lo parece y de ahí a que nos vengan con una excusa para "poner en marcha al ejército" (siempre tan obediente) y que "parte de ese ejército declare estar del lado catalanista" y luego la otan, previas mentiras en los mass media declare que "nos vienen a salvar"" con sus bombardeos... hay un corto trecho. Lo peor, es que mucha gente NO HABRÁ VISTO LA JUGADA y es tan ingenua que no se da cuenta de que la paz es solo un periodo entre dos putas guerras.

                                                 Bandera verde... bandera libia.



  Desde la terraza
  tan cómodamente
  junto a la playa
  vi bandera verde:
  la del mar en calma,
  la de Libia alegre.

  En las libias costas
  largas y doradas
  cuando aún la OTAN
  no las afeaba
  la gente cual rosas
  Sol y agua tomaban.

 Y ese río grande
 que sacó Gadafi
 de profundidades
 bajo los oasis
¡fue tan hidratante,
 bondadoso y fácil!

 Sin la Deudocracia,
 monetariamente,
 toda la gracia
 no es lo que se debe
 si no por la patria 
 lo que se pretende.

Bandera verde... bandera libia.
La de Irak, Siria, Ucrania, Yemen...
La de Yugoslavia, Argentina...
La de muchos países. Aprende.

Bandera verde... bandera libia.
¿Hay luz verde para la esperanza?
¿Huímos todos a Suiza
tan neutral, fresca y decorada?

¡Qué nostalgia siento
sin haber estado
de su gran desierto
con lagos salados,
fósiles, camellos,
té bien preparado...!

Qué genial recuerdo
sus expertos guías
con todoterrenos...
Nunca se perdían
y como enfermeros
muy bien atendían.

¡Qué sana envidia
ante el oro negro
y el oro del dínar
propiedad del pueblo
con los que podía 
cumplir sus sueños!

Estudios pagados
en todas sus fases,
socio-sanitarios
servicios y viajes,
oasis cultivados,
viviendas muy grandes...

Bandera verde... bandera libia.
La de Palestina, Vietnám, Chile...
La de Ruanda, Birmania, El Tíbet...
La de muchos países ¿lo pillas?

Bandera verde... bandera libia.
¿Hay luz verde para la cordura?
¿Huímos todos con la locura...
al "País de las maravillas"?

Democracia y tribus
sin falsos partidos
era hablar in situ,
discernir con tino,
votar y decir tus
ideas sin mitos.

La "Yamahiriya":
sin partitocracia
ni Banca esclavista.
Política savia
de la laica Libia
consuetudinaria.

Pero el satanismo
de la mundial Banca
con su terrorismo
todo lo arrasa.
Es un mecanismo...
¿Que nunca se para?

Fábricas de armas,
desinformación,
gente adoctrinada,
monetaria ambición,
gente entrenada...
Inconsciencia atroz.

Bandera verde...bandera libia.
La de Leonor Massanet Arbona.
La de su amigo muerto. La mía.
La de los niños que ríen... y lloran.

Bandera verde... bandera libia.
¿Hay luz verde para el afecto?
¿Huímos con Jesús y María...
a un lugar llamado "cielo"?

Bandera verde... bandera libia.
Para mi ese color será siempre...
tu insignia.

                                                    

lunes, 11 de septiembre de 2017

Estrellas de helado.



                                                         Estrellas de helado.



                    Me apasionó el tema en tanto que éste dejaba la puerta sin trancar para poder indagar un poco acerca de esta actividad, la de las bebidas y postres fríos, que es más antigua de lo que mucha gente hoy en la actualidad piensa (remontándose a Babilonia y más allá...) aparte de que el invento de las blandas masas heladas a las que llamamos "helados",  sus distintos sabores, colores y aromas, las microscópicas formas geométricas del hielo,  el casual descubrimiento del CO2 congelado que es muchisimo más potente que el agua sólida para enfríar y mantener los preparados y se usa en la alta cocina.... me parecen cosas muy divertidas....

                           

Masaru Emoto afirmaba:
"la intención deja una marca
y ésta es fea o bonita
según lo que aquélla diga
igual que la música puede
hacer sus estrellas de nieve.

Creo que un poso de razón
intuimos de corazón,
vemos empíricamente...
Llamámdolo comúnmente
"efecto psicosomático",
tan natural y tan mágico.

No sé ante un microscopio
cuál es el visual ocio
de helados y granizados
si a tejidos estrellados
se refiere nuestro anhelo
de captar adornos secretos.

Yo quisiera...
una vital frecuencia
con alto diapasón
mundialmente bonita
que diera tal cadencia
a las nieves del sabor
que estelar armonía
de copos viera.

Y ya puesta
que cual motas de polvo
sus reflejos flotaran
al tomar los helados
envolviendolo todo
en su nube sagrada
de astros congelados,
brisa y belleza.

Lo que la tecnología
de mecanismos que enfrían
nos ha hecho tan cotidiano
y nada sacrificado
era un costoso proceso
de herramientas, manos e ingenio.

Nieve en bloques bien prensados
iba en carros de caballos
o en los antiguos camiones...
Muchas horas de transporte
aprovechando las heladas
garantías de la llegada.

Destino: pozos de nieve,
con descargas nada leves,
otro paciente prenssado
de mucho músculo y mazos
con intercalado de capas
en ramas, escobas o paja...

Para el agua del deshielo,
al fondo de ese agujero
un filtro de cantos rodaos
filtraba ese líquido vaho
que desde el desague pasaba
al pozo que lo almacenaba.

En Nava del ´Rey estuve
y por el guía allí supe
que se enfriaban "alojas",
unas bebidas melosas
de buena miel, agua y especias
para corrales de comedias.

Los valencianos vendían
precisándola algo fría
la horchata "agua de cebada"
y copas de leche helada
en una antigua heladería
aún se toman en Tordesillas.

Yo quisiera...
una vital frecuencia
con alto diapasón
mundialmente bonita
que diera tal cadencia
a las nieves del sabor
que estelar armonía
de copos viera.

Y ya puesta
que cual motas de polvo
sus reflejos flotaran
al tomar los helados
envolviendolo todo
en su nube sagrada
 de astros congelados.
brisa y belleza.


En Cervera de Pisuerga,
mesón con mucha solera
es el de "La Cascarita"
que un pozo de nieve tenía
y después lo complementaba
la máquina de hielo en barras.

En plena alta montaña
las distancias no eran largas
ni hacía falta caseta
que mejore la conserva.
La nieve estaba más barata
que la muy limpia barra helada.

Y hacía su función la sal :
veloz frío al descongelar
o como anticongelante
del agua refrigerante.
¡Primitiva sofisticación&
sofisticada renovación!

Las heladeras del ayer
son la versión que no se ve
de las máquinas modernas
industriales o caseras.
Manivelas, madera, acero,
hielo picado, sal y tiempo...

El helado era del día
y cuando se deshacía
menos dinero costaba
aunque más trabajo daba
madrugar para elaborarlo,
variarlo y multiplicarlo.




Yo quisiera...
una vital cadencia
con alto diapasón
mundialmente bonita
que diera tal cadencia
a las nieves del sabor
que estelar armonía
de copos viera.

Y ya puesta
que cual motas de polvo
sus reflejos flotaran
al tomar los helados,
envolviendolo todo
en su nube sagrada
de astros congelados
brisa y belleza.

Hoy la energía eléctrica
más la corriente gélida
de gas, agua y sal o aire
coge el calor desechable
que sale del evaporador
mientras va hacia el condensador.

¿Qué decir del hielo seco
un casual descubrimiento
de casi trescientos años
que hay en carritos de helados
o irradia frío bajo placas
donde al momento helar la masa?

Muchos vídeos en Internet
de Hispano-América se ven
elaborando recetas
bien a la actual manera
o con la tradicional paila,
placas, la "nieve de garrafa"...

Saludable sugerencia
es usar miel o panela
con fruta, huevo de corral,
cacao, nata muy natural,
frutos secos, vainilla en rama...
Libertad y control en casa.

Yo quisiera...
una vital frecuencia
con alto diapasón
mundialmente bonita
que diera tal cadencia
a las nieves del sabor
que estelar armonía
de copos viera.

Y ya puesta
que cual motas de polvo
sus reflejos flotaran
al tomar los helados
envolviendolo todo
en su nube sagrada 
de astros congelados
brisa y belleza.



Ania V.T.



domingo, 30 de julio de 2017

Entrevista en radio Aguilar

                                                Entrevista en radio Aguilar.



                                   

                     

                                   Lua y yo fuimos entrevistadas en radio Aguilar para definir nuestro disco y charlar sobre algunos de los detalles del proceso, y el resultado es una explicación muy completita y políticamente incorrecta en la que se da un repaso a todas y cada una de las canciones. Adjunto un pequeño reportaje fotográfico de la villa galletera Aguilar de Campóo.


                                                              ENTREVISTA




Un primer plano
de una rama florida del gran arbusto que hay al lado de la 
puerta del despacho de ventas de la empresa galletera Gullón. Os aseguro
que huele muy pero que muy intensamente a miel, es un regalo olfativo
de primerisima calidad. Si descubro el nombre de esta planta, lo pondré aquí.
Ya está, es una buddelia alternifolia. :)







                                        

 Debe de
ser... un  tipo de acacia ¿cuál?, ni idea. Sus flores
que se asemejan a abanicos rosados, huelen... como a colonia.
¡¡Ya me lo han dicho!! es una acacia de Constantinopla.

Y este estupendo
árbol joven con grandes flores moradas está al lado
de la  acacia olorosa...
Éste, es un hibisco o rosa de Siria.


Esta es la bibilioteca
pública, en un antiguo edificio de piedra restaurado
donde también está nuestro disco.





El 
paseo de La Cascajera, al lado del río Pisuerga, también con
bares y sus terrazas hacia estas preciosas vistas como se 
aprecia en una de las fotos.















domingo, 23 de julio de 2017

Los veranos de ayer mismo.




                                                 Los veranos de ayer mismo.

                                  "Sobradamente ignorados
                                    y de sobra conocidos
                                    son aquellos veranos:
                                    los veranos de ayer mismo.
                                    Con mi máquina del tiempo
                                    no he de alejarme tanto
                                    para comprobar si es cierto
                                    lo estival que era el trabajo.
                                    Pues los cuadros de Sorolla
                                    nos reflejaban un lujo
                                    como los yates de ahora,
                                    elitista y medio oculto"


                                   Se llamaba "hacer el verano"
                                   a esa intensisima lucha
                                   contra una apretada agenda
                                   que apenas hablaba de máquinas
                                   y estaba lejos de las mejores
                                   para evitar gimnasia y sudores.
                                   Trasnochar era una táctica
                                   de heavy adelanto de siega
                                   saliendo a las tres, con o sin Luna
                                   a andar el camino... o al trabajo.

                                   Se dormía tres o cuatro horas
                                   mas una hora y media de siesta
                                   a la sombra de un carro abatido
                                   mientras un familiar trillaba
                                   sobre el trillo, con animales,
                                   lo horqueado después del daye
                                   o la segadora con vacas.
                                   Trillar y quedarse dormido
                                   era no recoger la mierda
                                   y quitarla ya pegajosa...

                                  Alfalfa, comuña, esparceta,
                                  regadío, hondón rojo, cascajo...
                                  eran vacas y manual ordeño.
                                  Patatas y huerto son de excavar.
                                  Lavaderos, ropa, cesped, ríos...
                                  Espaldas dobladas con brío,
                                  vida en la calle, cantar, charlar
                                  y cuadras que hacían de aseo.
                                  Chavales que estaban jugando
                                  y algo ayudaban en la cosecha.

                                  Como protección anti-caños,
                                  botas camperas, medias, manguitos...
                                  Contra el Sol, sombrero, manga corta...
                                  Para proteger a los bebés...
                                  estival nacimiento o abuelas,
                                  si  no, había lágrimas negras
                                  de soledad y leche sin beber
                                  y... blancos lutos por estas cosas.
                                  Incomprensible estío malvado.

                                  "Sobradamente ignorados
                                    y de sobra conocidos
                                    son aquellos veranos:
                                    los veranos de ayer mismo.
                                    Con mi máquina del tiempo
                                    no he de alejarme tanto
                                    para comprobar si es cierto
                                    lo estival que era el trabajo.
                                    Pues los cuadros de Sorolla
                                    nos reflejaban un lujo
                                    como los yates de ahora,
                                    elitista y medio oculto"

                                    Los más benignos meses eran
                                    diciembre, enero y febrero.
                                    La labor por antonomasia
                                    sin gramola ni baile el domingo
                                    era julio, agosto y septiembre
                                    con misa y laboriosos fieles
                                    que con permiso o no del obispo
                                    seguían la rutina lacia
                                    y acudían con prisa y esmero
                                    a misa en traje de faena.

                                    Dominical trabajo con rezos
                                    calculado en la cercanía
                                    del terreno al templo de piedra
                                    por la mayoría acatado
                                    con desgastada resignación;
                                    no sé cuánta fe, paz y abstracción...
                                    Aunque eran de mayor agrado
                                    las fiestas a tiro de piedra,
                                    válvulas de escape de un día
                                    luciendo otro estilo... más bello.

                                   A todas partes se iba andando,
                                   había algún coche de línea,
                                   las carreteras eran caminos
                                   rellenos de piedras medianas
                                   que del cincuenta y cinco al sesenta
                                   se estuvieron cubriendo de brea.
                                   Era una labor que tiznaba
                                   mas un difuminado grito
                                   ante la amenaza ígnea
                                   de calor, doble ropa y calado.

                                   Veraniega obligación aquella,
                                    al secar el tiempo el asfalto.
                                    Las mujeres echaban el agua,
                                    gravilla, etcétera; removían.
                                    Los hombres sacaban paladas
                                    que un rodillo luego alisaba.
                                    Dureza y tardanza infinita.
                                    Otra actividad nada vacua,
                                    la presa con césped y barro
                                    que se hacía "estando de huebra".

                                   "Sobradamente ignorados
                                     y de sobra conocidos
                                     son aquellos veranos:
                                     los veranos de ayer mismo.
                                     Con mi máquina del tiempo
                                     no he de alejarme tanto
                                     para comprobar si es cierto
                                     lo estival que era el trabajo.
                                     Pues los cuadros de Sorolla
                                     nos reflejaban un lujo
                                     como los yates de ahora,
                                     elitista y medio oculto"
                                                                              

                                    Por mucho tiempo hubo linares
                                    de Villavega a San Lorenzo
                                    con presa en Micieces de Ojeda
                                    cuya fluvial balsa abarcaba
                                    un caudaloso largo trozo
                                    en cuyo generoso pozo
                                    bastantes hombres se bañaban.
                                    Paréntesis entre tareas
                                    mezclado después con veraneos
                                    y chavalas de las ciudades.

                                    Las chicas en otras épocas
                                    fue por la caseta de Pepín,
                                    en la punta opuesta del pueblo,
                                    donde un limpio frescor se hacían
                                    con jabón casero y toallas
                                    para ir a las fiestas bien guapas...
                                    Y huevas frescas se comían
                                    de aquellos extintos cangrejos.
                                    Pesca a mano de peces sin fin,
                                    había en niveles sin rémora.

                                    Se recuerdan siete u ocho pozos...
                                    Uno de ellos el de Manolín
                                    junto a la era de Ricardo
                                    que llenaba un profundo estanque
                                    y éste un canal con agujeros
                                    que a muchos árboles daba riego
                                    y a esa campa sombra agradable
                                    y húmeda vista con mucho encanto.
                                    Del pozo del bar de Tasio oí
                                    que se usaba para enfriar todo...

                                    Y en el local de "la Tenderilla"
                                    que bastante espléndida era,
                                    de más se comía y bebía,
                                    pero faltaban los helados,
                                    que a La Ojeda llegaron tarde
                                    aunque estuvieran en otras partes
                                    con solo hielo y sal congelados.
                                    Nieve metida en un pozo había
                                    durante un año entero en Cervera 
                                    que la vendía "la Cascarita".

                                    "Sobradamente ignorados
                                    y de sobra conocidos
                                    son aquellos veranos:
                                    los veranos de ayer mismo.
                                    Con mi máquina del tiempo
                                    no he de alejarme tanto
                                    para comprobar si es cierto
                                    lo estival que era el trabajo.
                                    Pues los cuadros de Sorolla
                                    nos reflejaban un lujo
                                    como los yates de ahora
                                    elitista y medio oculto"

                                    Nadie recuerda con nostalgia
                                    ni ganas de volver a hacerlo
                                    el trabajo de peso, paciencia,
                                    riñones, sudor, Sol y olores...
                                    sin aseos ni agua en las casas.
                                    Ni tampoco con añoranza
                                    los disimulados amores
                                    sin cogerse la mano siquiera.
                                    Rescatable es solo lo bueno...:
                                    manantiales, rincones con gracia...

                                    "Sobradamente ignorados
                                    y de sobra conocidos
                                    son aquellos veranos:
                                    los veranos de ayer mismo.
                                    Con mi máquina del tiempo
                                    no he de alejarme tanto
                                    para comprobar si es cierto
                                    lo estival que era el trabajo.
                                    Pues los cuadros de Sorolla
                                    nos reflejaban un lujo
                                    como los yates de ahora,
                                    elitista y medio oculto"

                                                             


                                   
                                    





 Ania V.T.