viernes, 10 de febrero de 2017

2ª parte de "Abogados contra la corrupción"

     Ya hablé de esta fundación que funciona con donativos aquí y vuelvo a poner el enlace de  change.org* para quien quiera expresar con su firma que los políticos no impidan su actividad al no incluir su registro entre las fundaciones del Ministerio de Justicia.
   
"PD del día 9 de marzo de 2017: me comunican que al final esta idea no ha cuajado; ya no hay ninguna fundación, todo esto es historia o un intento histórico (...)

   El motivo para retomar este tema es centrarme (y centrarnos) en la figura de uno de los tres ponentes que participaron en la conferencia, por ser sus traumatizantes declaraciones lo más interesante en lo que a corrupción, perversión moral y poder se refiere y eso está pidiendo a gritos un análisis.

   El señor José Miguel Jimenez Parrilla, a quien le otorgo el beneficio del dolor moral que en algún momento debió sentir y su arrepentimiento al haberse confesado públicamente, dice:

    " (...) fui personal sanitario en el Gregorio Marañón, en partos.Sé también cómo se despidió a una persona, que no quería ser cómplice de aquello.Esa persona no era yo. Yo no fui lo suficientemente valiente. Solo aguanté dos años, pero fui cómplice dos años, por no declarar la corrupción que existía en determinado paritorio todas las noches a las tres de la mañana; entre 8 a 12 "bastardos" muertos... naciendo vivos. Y sé, qué se hacía con las placentas y esos niños en el horno crematorio, me lo callé. Fui cómplice, y por tanto corrupto. Se hacían cremas que se vendían al público en los grandes almacenes de Madrid. Y sé, y sabeis todos, cómo en ese caso, inculpaban a unas monjas, por ser cómplices como yo, de callar. Este caso salió a juicio hará casi tres años. Pues fue el caso más corrupto que yo conozco. Porque corrupto y cómplice era el abogado defensor, cómplice corrupto el abogado acusador, y cómplice y corrupto el juez. En su sentencia, no quisieron saber ni preguntaron la verdad, ni nos llamaron a ninguno de los que fueron testigos de la verdad"

Las frases y palabras resaltadas en negrita, son muy elocuentes, en tanto que dicen demasiadas cosas. "cómo se despidió a una persona, que no quería ser cómplice de aquello." ¿Quién en su sano juicio querría ser cómplice de semejante barbarie? Sin embargo, el juicio, el sentido común... parecen escasear, ya sea directamente, porque no existen, ya sea... aparentemente, por miedo, o a saber qué otras "razones".¿Quién o quienes tenían tanto poder para organizar esas actividades y despedir alegremente al personal?

"entre 8 a 12 "bastardos" muertos... naciendo vivos" Con esta frase, aunque me repita, se pone de manifiesto una vez más, el poder de quienes organizaban este... ritual satánico. El satanismo es la gran religión desconocida, y una psicopatía que utiliza sobre todo a los seres más indefensos, bebés y niños, y a otras personas, con o sin ese credo detrás, y de esta chabola espiritual participan todas las capas sociales del rebaño piramidal, aunque en este caso, la orden iba de arriba a abajo... como ocurre en otros casos... que no son... pocos.

"Inculpaban". A unas monjas, dice. En el caso Alcasser también inculparon a dos cabezas de turco, uno de los cuales, se escapó desde la ventana de su casa a un tejado y de ahí a la calle como si fuera Rambo y después, igual que Rambo, se liberó de sus captores en ese barco cerca de Irlanda, se tiró por la borda y no se supo nunca más de él. Una historia de lo más normal.

Y ahora viene lo bueno: " corrupto y cómplice era el abogado defensor, cómplice corrupto el abogado acusador, y cómplice y corrupto el juez. En su sentencia, no quisieron saber ni preguntaron la verdad, ni nos llamaron a ninguno de los que fueron testigos de la verdad" Es lo que ocurrió con el juicio- farsa del inculpado en Alcasser, la investigación previa, las autopsias... y así lo relató hace poco la abuela de Miriam . En cuanto a las denuncias, que hay tantas como para parar un tren, por parte de los padres y las víctimas de la trama de pedosatanismo en Castellón,(con rituales satánicos incluidos según relatan ellas mismas) organizada entre un centro de menores, un bar cercano, y una masía, cuya olla exprés explotó hace unos 22 años, siguen sin resolverse. Este caso salió en antena 3 y después en Internet , con las caras sin pixelar y diciendo nombres de agresores y lugares, ante un investigador al que le obstaculizaron su labor divulgativa y persiguieron.

Por último quiero señalar, que el Poder, con todos los abusos y las bestialidades que conlleva, existe gracias a la complicidad de quienes SE CALLAN, de quienes -y eso es el 90% de ese Poder-, son cómplices. Pero algo tan obvio, parece, no sé por qué, difícil de entender y ejecutar... al revés para que desaparezca.








No hay comentarios:

Publicar un comentario