domingo, 30 de julio de 2017

Entrevista en radio Aguilar

                                                Entrevista en radio Aguilar.



                                   

                     

                                   Lua y yo fuimos entrevistadas en radio Aguilar para definir nuestro disco y charlar sobre algunos de los detalles del proceso, y el resultado es una explicación muy completita y políticamente incorrecta en la que se da un repaso a todas y cada una de las canciones. Adjunto un pequeño reportaje fotográfico de la villa galletera Aguilar de Campóo.


                                                              ENTREVISTA




Un primer plano
de una rama florida del gran arbusto que hay al lado de la 
puerta del despacho de ventas de la empresa galletera Gullón. Os aseguro
que huele muy pero que muy intensamente a miel, es un regalo olfativo
de primerisima calidad. Si descubro el nombre de esta planta, lo pondré aquí.
Ya está, es una buddelia alternifolia. :)







                                        

 Debe de
ser... un  tipo de acacia ¿cuál?, ni idea. Sus flores
que se asemejan a abanicos rosados, huelen... como a colonia.
¡¡Ya me lo han dicho!! es una acacia de Constantinopla.

Y este estupendo
árbol joven con grandes flores moradas está al lado
de la  acacia olorosa...
Éste, es un hibisco o rosa de Siria.


Esta es la bibilioteca
pública, en un antiguo edificio de piedra restaurado
donde también está nuestro disco.





El 
paseo de La Cascajera, al lado del río Pisuerga, también con
bares y sus terrazas hacia estas preciosas vistas como se 
aprecia en una de las fotos.















domingo, 23 de julio de 2017

Los veranos de ayer mismo.




                                                 Los veranos de ayer mismo.

                                  "Sobradamente ignorados
                                    y de sobra conocidos
                                    son aquellos veranos:
                                    los veranos de ayer mismo.
                                    Con mi máquina del tiempo
                                    no he de alejarme tanto
                                    para comprobar si es cierto
                                    lo estival que era el trabajo.
                                    Pues los cuadros de Sorolla
                                    nos reflejaban un lujo
                                    como los yates de ahora,
                                    elitista y medio oculto"


                                   Se llamaba "hacer el verano"
                                   a esa intensisima lucha
                                   contra una apretada agenda
                                   que apenas hablaba de máquinas
                                   y estaba lejos de las mejores
                                   para evitar gimnasia y sudores.
                                   Trasnochar era una táctica
                                   de heavy adelanto de siega
                                   saliendo a las tres, con o sin Luna
                                   a andar el camino... o al trabajo.

                                   Se dormía tres o cuatro horas
                                   mas una hora y media de siesta
                                   a la sombra de un carro abatido
                                   mientras un familiar trillaba
                                   sobre el trillo, con animales,
                                   lo horqueado después del daye
                                   o la segadora con vacas.
                                   Trillar y quedarse dormido
                                   era no recoger la mierda
                                   y quitarla ya pegajosa...

                                  Alfalfa, comuña, esparceta,
                                  regadío, hondón rojo, cascajo...
                                  eran vacas y manual ordeño.
                                  Patatas y huerto son de excavar.
                                  Lavaderos, ropa, cesped, ríos...
                                  Espaldas dobladas con brío,
                                  vida en la calle, cantar, charlar
                                  y cuadras que hacían de aseo.
                                  Chavales que estaban jugando
                                  y algo ayudaban en la cosecha.

                                  Como protección anti-caños,
                                  botas camperas, medias, manguitos...
                                  Contra el Sol, sombrero, manga corta...
                                  Para proteger a los bebés...
                                  estival nacimiento o abuelas,
                                  si  no, había lágrimas negras
                                  de soledad y leche sin beber
                                  y... blancos lutos por estas cosas.
                                  Incomprensible estío malvado.

                                  "Sobradamente ignorados
                                    y de sobra conocidos
                                    son aquellos veranos:
                                    los veranos de ayer mismo.
                                    Con mi máquina del tiempo
                                    no he de alejarme tanto
                                    para comprobar si es cierto
                                    lo estival que era el trabajo.
                                    Pues los cuadros de Sorolla
                                    nos reflejaban un lujo
                                    como los yates de ahora,
                                    elitista y medio oculto"

                                    Los más benignos meses eran
                                    diciembre, enero y febrero.
                                    La labor por antonomasia
                                    sin gramola ni baile el domingo
                                    era julio, agosto y septiembre
                                    con misa y laboriosos fieles
                                    que con permiso o no del obispo
                                    seguían la rutina lacia
                                    y acudían con prisa y esmero
                                    a misa en traje de faena.

                                    Dominical trabajo con rezos
                                    calculado en la cercanía
                                    del terreno al templo de piedra
                                    por la mayoría acatado
                                    con desgastada resignación;
                                    no sé cuánta fe, paz y abstracción...
                                    Aunque eran de mayor agrado
                                    las fiestas a tiro de piedra,
                                    válvulas de escape de un día
                                    luciendo otro estilo... más bello.

                                   A todas partes se iba andando,
                                   había algún coche de línea,
                                   las carreteras eran caminos
                                   rellenos de piedras medianas
                                   que del cincuenta y cinco al sesenta
                                   se estuvieron cubriendo de brea.
                                   Era una labor que tiznaba
                                   mas un difuminado grito
                                   ante la amenaza ígnea
                                   de calor, doble ropa y calado.

                                   Veraniega obligación aquella,
                                    al secar el tiempo el asfalto.
                                    Las mujeres echaban el agua,
                                    gravilla, etcétera; removían.
                                    Los hombres sacaban paladas
                                    que un rodillo luego alisaba.
                                    Dureza y tardanza infinita.
                                    Otra actividad nada vacua,
                                    la presa con césped y barro
                                    que se hacía "estando de huebra".

                                   "Sobradamente ignorados
                                     y de sobra conocidos
                                     son aquellos veranos:
                                     los veranos de ayer mismo.
                                     Con mi máquina del tiempo
                                     no he de alejarme tanto
                                     para comprobar si es cierto
                                     lo estival que era el trabajo.
                                     Pues los cuadros de Sorolla
                                     nos reflejaban un lujo
                                     como los yates de ahora,
                                     elitista y medio oculto"
                                                                              

                                    Por mucho tiempo hubo linares
                                    de Villavega a San Lorenzo
                                    con presa en Micieces de Ojeda
                                    cuya fluvial balsa abarcaba
                                    un caudaloso largo trozo
                                    en cuyo generoso pozo
                                    bastantes hombres se bañaban.
                                    Paréntesis entre tareas
                                    mezclado después con veraneos
                                    y chavalas de las ciudades.

                                    Las chicas en otras épocas
                                    fue por la caseta de Pepín,
                                    en la punta opuesta del pueblo,
                                    donde un limpio frescor se hacían
                                    con jabón casero y toallas
                                    para ir a las fiestas bien guapas...
                                    Y huevas frescas se comían
                                    de aquellos extintos cangrejos.
                                    Pesca a mano de peces sin fin,
                                    había en niveles sin rémora.

                                    Se recuerdan siete u ocho pozos...
                                    Uno de ellos el de Manolín
                                    junto a la era de Ricardo
                                    que llenaba un profundo estanque
                                    y éste un canal con agujeros
                                    que a muchos árboles daba riego
                                    y a esa campa sombra agradable
                                    y húmeda vista con mucho encanto.
                                    Del pozo del bar de Tasio oí
                                    que se usaba para enfriar todo...

                                    Y en el local de "la Tenderilla"
                                    que bastante espléndida era,
                                    de más se comía y bebía,
                                    pero faltaban los helados,
                                    que a La Ojeda llegaron tarde
                                    aunque estuvieran en otras partes
                                    con solo hielo y sal congelados.
                                    Nieve metida en un pozo había
                                    durante un año entero en Cervera 
                                    que la vendía "la Cascarita".

                                    "Sobradamente ignorados
                                    y de sobra conocidos
                                    son aquellos veranos:
                                    los veranos de ayer mismo.
                                    Con mi máquina del tiempo
                                    no he de alejarme tanto
                                    para comprobar si es cierto
                                    lo estival que era el trabajo.
                                    Pues los cuadros de Sorolla
                                    nos reflejaban un lujo
                                    como los yates de ahora
                                    elitista y medio oculto"

                                    Nadie recuerda con nostalgia
                                    ni ganas de volver a hacerlo
                                    el trabajo de peso, paciencia,
                                    riñones, sudor, Sol y olores...
                                    sin aseos ni agua en las casas.
                                    Ni tampoco con añoranza
                                    los disimulados amores
                                    sin cogerse la mano siquiera.
                                    Rescatable es solo lo bueno...:
                                    manantiales, rincones con gracia...

                                    "Sobradamente ignorados
                                    y de sobra conocidos
                                    son aquellos veranos:
                                    los veranos de ayer mismo.
                                    Con mi máquina del tiempo
                                    no he de alejarme tanto
                                    para comprobar si es cierto
                                    lo estival que era el trabajo.
                                    Pues los cuadros de Sorolla
                                    nos reflejaban un lujo
                                    como los yates de ahora,
                                    elitista y medio oculto"

                                                             


                                   
                                    





 Ania V.T.
                                    

                                    

                                     

                                 

lunes, 10 de julio de 2017

"Baño en el Cantábrico"

                                                 
                                                               



                                                    "Un baño en el Cantábrico"    


                                              ¡Estaba el agua tan limpia
                                                  aquel estival domingo...!
                                               Nada de algas ni palitos,
                                                 "motas sobre-cristalinas"...

                                              Sol, nubes y trozos de azul
                                                 ante el Cantábrico había,
                                              sin olas en la bahía
                                                ni mucho calor en su luz.

                                                    Espuma y arena fina...
                                                 con un remansado frescor
                                                   exento del típico helor
                                                 en playas no protegidas  

                                                     (Pero medicinal frío
                                                es el que hay en esas costas
                                                   donde en relax se transforma
                                                        el agobio del estío)

                                             Volviendo al rincón primero;
                                                  llegó un punto en que me acosté,
                                           mi cara dentro re-soñé...
                                              luego floté en dulce verso.

                                                    Sub-acuático, mecedor...
                                                       dimensional... y centrado
                                                   en el inmenso regalo
                                            y el gran tacto de su verdor.

                                                 Elevada borrachera
                                                  de saciante agua marina
                                               que me sabe nutritiva
                                                   y la aprecio curandera.

                                                          ¡La estela de Renè Quintón,
                                                  científico auto-didacta
                                               que a mucha gente ayudaba,
                                              pues fue escasa la corrupción!

                                                 Hipertónico masaje
                                                    de sabor isotónico,
                                                      e inundación con tónico
                                                    de ósmosis relajante.

                                                         Buenos baños en el Chiqui
                                                    aquel domingo en familia...
                                                     Ducha de lluvia en poesía...
                                                        nubes bordaron... de símil...

                                                    Una hidratante cortina
                                                       fue el fotogénico broche
                                                 del alternativo goce
                                                      con  bondad eco- marina 

                                          Ecos del mar que a medida
                                            de nuestro dulce organismo,
                                              en sus gotas convertido
                                              perpetúa mi alegría. 
                                          

                                                                                       Ania V.T.


         

jueves, 6 de julio de 2017

El disfraz del Sol


                                          Cuando el Sol se disfrazó de Luna. :)



             Recupero este recuerdo del inicio de mi blog y lo transformo en un poema.





                       


El domingo 21 de febrero, el astro rey, es decir el Sol, SE DISFRAZÓ DE LUNA antes de ponerse. Me percaté mirando desde la ventana de la fachada sur de mi casa, de que estaba de ese color que se aprecia en las fotos, el mismo color que tenía el cielo, un gris blaquecino plateado... Mis hijos y sus amigos, me decían que claro, que lo taparía la neblina, pero yo les respondí, que la neblina no deja que se vea tan nítido, y si es muy espesa, te lo tapa DEL TODO.Se apreciaba un disco delimitado por su circunferencia de color negro y con el relleno del mismo color que esa capa neblinosa plomiza que tenía el cielo, de la que, según me contó mi madre, dijeron el martes 23 de febrero en Radio 5 todo noticias, se trata de una capa de... CENIZAS, o sea, que NO ES NIEBLA NORMAL y una chica me dijo, que el día anterior, el 22,le escocían los ojos... igual de la niebla.




                                              El disfraz del Sol



                                        Oye: mira qué te cuento,
                                        y te juro que no miento.
                                        Es mi familia testigo
                                        y con fotos ratifico
                                        la veracidad
                                        de eso tan irreal...

                                      
                                       Aquél invernal domingo
                                       con cielo gris blanquecino,
                                       veintiuno de febrero,
                                       al estarse el Sol poniendo
                                       vi algo al revés.
                                       Fue en 2016.


                                       Tras mi sureña ventana
                                       al oeste yo miraba.
                                       Cuando de ello me percaté,
                                       a hijos y yerno llamé.
                                       Pero su mente...
                                       negó lo evidente.


                                       Al principio no miraban,
                                       pues "eso" no analizaban.
                                      "La neblina lo ha tapado
                                       y por eso ha blanqueado".
                                       Maldito sermón
                                       el de tan craso error.


                                      Luego entraron en razones.
                                      Técnicas observaciones
                                      sumaron "dos más dos cuatro";
                                      No me había equivocado.
                                     ¡Lucía un blancor
                                      gris apagado el Sol!


                                      Con negra circunferencia
                                      y un misterio de la ciencia
                                      se ponía en color liso
                                      cual Luna el pálido disco.
                                     ¡Se disfrazó el Sol
                                      y su luz se veló!


                                      Selenofílico disfraz
                                      que para la posteridad
                                      luce en mi fotografía
                                      sin la selenografía
                                      de ciertas manchas
                                      que son "las que cantan"


                                    ¿Es la geoingeniería
                                     (secreto a voces&teoría)
                                      la que aparte de fumigar
                                      nos crea esta niebla especial
                                      con espejismos
                                      y ocular prurito?


                                     Según me hubo contado
                                     a una chica le picaron
                                     los ojos en esos días.
                                     La radio habló de cenizas
                                     y aire cenizo
                                     mi madre me dijo.


                                     No hubo promesa de nieve
                                     ni bajas nubes de siempre.
                                     Una capa neblinosa
                                     de polución invasora
                                     difuminaba...
                                     el allá y su raya.


                                    Polvo blanqui- grisáceo
                                    de un espesor lácteo
                                    que al espectro solar aisló
                                    y a nosotros maravilló.
                                    Inexplicable...
                                    Es inolvidable.

                                                                         Ania V.T.