domingo, 23 de julio de 2017

Los veranos de ayer mismo.




                                                 Los veranos de ayer mismo.

                                  "Sobradamente ignorados
                                    y de sobra conocidos
                                    son aquellos veranos:
                                    los veranos de ayer mismo.
                                    Con mi máquina del tiempo
                                    no he de alejarme tanto
                                    para comprobar si es cierto
                                    lo estival que era el trabajo.
                                    Pues los cuadros de Sorolla
                                    nos reflejaban un lujo
                                    como los yates de ahora,
                                    elitista y medio oculto"


                                   Se llamaba "hacer el verano"
                                   a esa intensisima lucha
                                   contra una apretada agenda
                                   que apenas hablaba de máquinas
                                   y estaba lejos de las mejores
                                   para evitar gimnasia y sudores.
                                   Trasnochar era una táctica
                                   de heavy adelanto de siega
                                   saliendo a las tres, con o sin Luna
                                   a andar el camino... o al trabajo.

                                   Se dormía tres o cuatro horas
                                   mas una hora y media de siesta
                                   a la sombra de un carro abatido
                                   mientras un familiar trillaba
                                   sobre el trillo, con animales,
                                   lo horqueado después del daye
                                   o la segadora con vacas.
                                   Trillar y quedarse dormido
                                   era no recoger la mierda
                                   y quitarla ya pegajosa...

                                  Alfalfa, comuña, esparceta,
                                  regadío, hondón rojo, cascajo...
                                  eran vacas y manual ordeño.
                                  Patatas y huerto son de excavar.
                                  Lavaderos, ropa, cesped, ríos...
                                  Espaldas dobladas con brío,
                                  vida en la calle, cantar, charlar
                                  y cuadras que hacían de aseo.
                                  Chavales que estaban jugando
                                  y algo ayudaban en la cosecha.

                                  Como protección anti-caños,
                                  botas camperas, medias, manguitos...
                                  Contra el Sol, sombrero, manga corta...
                                  Para proteger a los bebés...
                                  estival nacimiento o abuelas,
                                  si  no, había lágrimas negras
                                  de soledad y leche sin beber
                                  y... blancos lutos por estas cosas.
                                  Incomprensible estío malvado.

                                  "Sobradamente ignorados
                                    y de sobra conocidos
                                    son aquellos veranos:
                                    los veranos de ayer mismo.
                                    Con mi máquina del tiempo
                                    no he de alejarme tanto
                                    para comprobar si es cierto
                                    lo estival que era el trabajo.
                                    Pues los cuadros de Sorolla
                                    nos reflejaban un lujo
                                    como los yates de ahora,
                                    elitista y medio oculto"

                                    Los más benignos meses eran
                                    diciembre, enero y febrero.
                                    La labor por antonomasia
                                    sin gramola ni baile el domingo
                                    era julio, agosto y septiembre
                                    con misa y laboriosos fieles
                                    que con permiso o no del obispo
                                    seguían la rutina lacia
                                    y acudían con prisa y esmero
                                    a misa en traje de faena.

                                    Dominical trabajo con rezos
                                    calculado en la cercanía
                                    del terreno al templo de piedra
                                    por la mayoría acatado
                                    con desgastada resignación;
                                    no sé cuánta fe, paz y abstracción...
                                    Aunque eran de mayor agrado
                                    las fiestas a tiro de piedra,
                                    válvulas de escape de un día
                                    luciendo otro estilo... más bello.

                                   A todas partes se iba andando,
                                   había algún coche de línea,
                                   las carreteras eran caminos
                                   rellenos de piedras medianas
                                   que del cincuenta y cinco al sesenta
                                   se estuvieron cubriendo de brea.
                                   Era una labor que tiznaba
                                   mas un difuminado grito
                                   ante la amenaza ígnea
                                   de calor, doble ropa y calado.

                                   Veraniega obligación aquella,
                                    al secar el tiempo el asfalto.
                                    Las mujeres echaban el agua,
                                    gravilla, etcétera; removían.
                                    Los hombres sacaban paladas
                                    que un rodillo luego alisaba.
                                    Dureza y tardanza infinita.
                                    Otra actividad nada vacua,
                                    la presa con césped y barro
                                    que se hacía "estando de huebra".

                                   "Sobradamente ignorados
                                     y de sobra conocidos
                                     son aquellos veranos:
                                     los veranos de ayer mismo.
                                     Con mi máquina del tiempo
                                     no he de alejarme tanto
                                     para comprobar si es cierto
                                     lo estival que era el trabajo.
                                     Pues los cuadros de Sorolla
                                     nos reflejaban un lujo
                                     como los yates de ahora,
                                     elitista y medio oculto"
                                                                              

                                    Por mucho tiempo hubo linares
                                    de Villavega a San Lorenzo
                                    con presa en Micieces de Ojeda
                                    cuya fluvial balsa abarcaba
                                    un caudaloso largo trozo
                                    en cuyo generoso pozo
                                    bastantes hombres se bañaban.
                                    Paréntesis entre tareas
                                    mezclado después con veraneos
                                    y chavalas de las ciudades.

                                    Las chicas en otras épocas
                                    fue por la caseta de Pepín,
                                    en la punta opuesta del pueblo,
                                    donde un limpio frescor se hacían
                                    con jabón casero y toallas
                                    para ir a las fiestas bien guapas...
                                    Y huevas frescas se comían
                                    de aquellos extintos cangrejos.
                                    Pesca a mano de peces sin fin,
                                    había en niveles sin rémora.

                                    Se recuerdan siete u ocho pozos...
                                    Uno de ellos el de Manolín
                                    junto a la era de Ricardo
                                    que llenaba un profundo estanque
                                    y éste un canal con agujeros
                                    que a muchos árboles daba riego
                                    y a esa campa sombra agradable
                                    y húmeda vista con mucho encanto.
                                    Del pozo del bar de Tasio oí
                                    que se usaba para enfriar todo...

                                    Y en el local de "la Tenderilla"
                                    que bastante espléndida era,
                                    de más se comía y bebía,
                                    pero faltaban los helados,
                                    que a La Ojeda llegaron tarde
                                    aunque estuvieran en otras partes
                                    con solo hielo y sal congelados.
                                    Nieve metida en un pozo había
                                    durante un año entero en Cervera 
                                    que la vendía "la Cascarita".

                                    "Sobradamente ignorados
                                    y de sobra conocidos
                                    son aquellos veranos:
                                    los veranos de ayer mismo.
                                    Con mi máquina del tiempo
                                    no he de alejarme tanto
                                    para comprobar si es cierto
                                    lo estival que era el trabajo.
                                    Pues los cuadros de Sorolla
                                    nos reflejaban un lujo
                                    como los yates de ahora
                                    elitista y medio oculto"

                                    Nadie recuerda con nostalgia
                                    ni ganas de volver a hacerlo
                                    el trabajo de peso, paciencia,
                                    riñones, sudor, Sol y olores...
                                    sin aseos ni agua en las casas.
                                    Ni tampoco con añoranza
                                    los disimulados amores
                                    sin cogerse la mano siquiera.
                                    Rescatable es solo lo bueno...:
                                    manantiales, rincones con gracia...

                                    "Sobradamente ignorados
                                    y de sobra conocidos
                                    son aquellos veranos:
                                    los veranos de ayer mismo.
                                    Con mi máquina del tiempo
                                    no he de alejarme tanto
                                    para comprobar si es cierto
                                    lo estival que era el trabajo.
                                    Pues los cuadros de Sorolla
                                    nos reflejaban un lujo
                                    como los yates de ahora,
                                    elitista y medio oculto"

                                                             


                                   
                                    





 Ania V.T.
                                    

                                    

                                     

                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario